PRD Veracruz 2017, Bien y de buenas.  

 

Por: Luis Daniel Lagunes Marín
Presidente Municipal electo de San Rafael, Veracruz.

Como perredistas hemos asistido en distintas ocasiones al “entierro” de nuestro partido; liderazgos de otros partidos y analistas políticos han coincidido en varios momentos de los últimos 28 años en que el PRD “es el puro cascarón”, “se desfondó” o “está en sus últimos días”. Estaban equivocados. Las aportaciones del Partido de la Revolución Democrática al país han sido muchas, baste mencionar las cuotas de género y posteriormente la paridad de género en las candidaturas y los órganos internos del partido, los programas sociales como “Prepa sí” o la pensión para adultos mayores, así como la agenda LGBTTTI que incluye el matrimonio igualitario y las actas de identidad de género. La Ciudad de México ha sido gobernada por el PRD ya durante veinte años, es escenario de la aplicación de políticas públicas de avanzada, cuenta ya con su propia constitución, la cual es progresista, y es un aparador para que el país observe los resultados de un gobierno bien ejercido desde nuestro partido.

En el 2012 Andrés Manuel renunció al PRD, no podemos negar que esto fue un parteaguas. No lo fue solo para el PRD, en general el sistema de partidos en México dejó de tener tres partidos que tuvieran el mayor porcentaje de votación y el voto empezó a dividirse entre varios partidos dependiendo de la región; es una afirmación muy repetida que ningún partido tiene posibilidades de ganar solo una contienda por la presidencia de la república, forzosamente requiere de alianzas. Con el surgimiento de MORENA al PRD le tocó redefinirse hacia el interior, buscar qué podía ofrecerle a los electores más allá del discurso del nacionalismo revolucionario que enarbola Andrés, ahora lleno de elementos y estructuras cuasi religiosas, desde dentro del partido muchos respondimos que nuestra definición estaba en el progresismo. Un PRD progresista es cercano al feminismo, el ecologismo, el laicismo y la sexodiversidad, en general la lucha por los derechos civiles y políticos.

En Veracruz las cosas son más sencillas en cuanto a nuestra definición política como partido: ante el que fuera posiblemente el peor gobierno de toda la historia de Veracruz, el de Javier Duarte, decidimos crear un frente amplio opositor para lograr la alternancia y recomponer el camino de nuestro estado hacia la vida democrática; la historia es conocida, fuimos en coalición con el PAN, ganamos la elección y Veracruz está recomponiendo el camino. En lo municipal nos ha resultado aún más sencillo: nuestros gobiernos hablan por nosotros. De los treinta municipios que gobernábamos repetiremos gobierno en 21 de ellos, en lugares como Soledad Atzompa, Zaragoza, Paso del Macho y Zacualpan, somos producto de movimientos sociales, indígenas, magisteriales o populares, por la cercanía con la gente y los buenos resultados hemos repetido varias veces.

De nuestros gobiernos y nuestra definición política vienen nuestros buenos resultados, en esta elección votaron alrededor de 265,000 personas por nosotros, lo que nos significó ganar en 42 municipios de 70 en los que encabezábamos la coalición con el PAN. Es decir, ganamos el 60% de nuestras candidaturas, un porcentaje que nadie más tiene. En la historia del PRD en Veracruz solo en el 97 habíamos alcanzado estas cifras, en ese año ganamos 56 alcaldías, desde entonces esta es nuestra mejor marca.

Dentro de los municipios que gobernaremos se encuentran cinco cabeceras de distritos locales: Papantla, Ciudad Mendoza, Zongolica, Santiago Tuxtla y Acayucan. Además, gobernaremos la mayoría de los municipios con cuadros formados en la izquierda, como Juan Lemus en Huayacocotla, Juan Carlos Mezhua en Zongolica, Lizbeth Portilla en Juchique de Ferrer o Argeniz Vázquez en Santiago Tuxtla. Como dato extra que nos enorgullece, una tercera parte de los municipios del PRD serán gobernados por mujeres, de las 42 presidencias municipales 14 serán para mujeres y 28 para hombres.

Es necesaria también la autocrítica, enmendar algunos errores y definir nuestra política de alianzas hacia el 2018, buscando siempre que la agenda y el programa de gobierno vayan por delante. Nuestro partido jugará un papel definitorio en la contienda del año entrante. Por ahora a seguir trabajando por Veracruz, en el PRD estamos bien y de buenas.

 

Comentarios