Andrés y el frente amplio democrático   

Por: Luis Daniel Lagunes Marín

*Presidente Municipal Electo de San Rafael, Veracruz.

[email protected]

Voté por Andrés Manuel en 2006, fue la primera vez que voté. Seguí el proceso del desafuero, sus conferencias matutinas al frente de la Jefatura de Gobierno, promoví el voto por él entre mis conocidos y después participé de la resistencia civil pacífica: iba constantemente al plantón de Reforma, escuché a Paco Ignacio Taibo en sus talleres, acompañé cuando todo se movió al Monumento a la Revolución y hasta hoy sostengo que hubo fraude para imponer a Felipe Calderón. 

Hacia el 2012 hice campaña por Andrés nuevamente, me gustó la estrategia de la “República Amorosa” para disminuirle negativos, me pareció excelente su propuesta de gabinete, creo en su proyecto de nación desde su idea de recuperar los ferrocarriles hasta la política exterior del respeto a la libre determinación de los pueblos, voté por él y me tocó nuevamente perder con él.

En 2013 coordiné mi primera campaña, leí a Luis Costa Bonino y estudié algunas de las estrategias de Luis Mandoki, no puedo ni me interesa negar la influencia del lopezobradorismo en la forma que creo debe llevarse una campaña y ejercerse un gobierno, sin embargo por esas fechas empecé a tomar distancia de las declaraciones de Andrés Manuel.

Desde MORENA AMLO se dedicó a atacar al PRD buscando polarizar, el argumento base es que si no estás con él estás contra él. Decidí hacer críticas a MORENA y su visión, pero manejarme con prudencia hacia AMLO pues siempre creí que sería el candidato de las izquierdas en 2018; todavía hasta hace unos meses sostuve que lo suyo era estrategia, que pasando la elección de 2017 abriría la puerta a una alianza amplia entre PT-MC-PRD-MORENA. Me equivoqué. Andrés sigue en su estrategia equivocada o, en su defecto, en su visión maniqueista de las cosas. Hace pactos con Alfonso Romo, con Ricardo Salinas Pliego, pero el PRD le parece “de la mafia en el poder”…

Pero todo esto no se trata de resentimientos, no es sobre lo que Andrés haya dicho del PRD y los que en él militamos pues nuestro principal interés debe ser el rumbo del país; el gran problema es que muchos juzgamos que se dirige hacia su tercer derrota. El mejor proyecto de nación, candidato o gabinete, de nada sirve si te diriges a perder por una estrategia equivocada o por una tremenda soberbia que te impida ver las cosas con claridad.

Por eso, aunque vea en Andrés Manuel a alguien que podría ser un buen presidente, prefiero por mucho apostarle al proyecto del Frente Amplio Democrático. El FAD estaría compuesto por los partidos, movimientos, organizaciones e individuos que participen creando una plataforma de gobierno para sacar a México del atolladero en el que se encuentra; esto nos permitiría la suma de una intención del voto, simpatías, voluntades y  estructuras que nos llevarían a ganar.

El FAD apenas nace, estamos en la creación del programa de gobierno y esta es la parte más trascendente, apenas ayer cuestionaba Cuautémoc Cárdenas sobre la visión que tendríamos en materia energética y en seguridad pública, será un reto encontrar los puntos en común de todos quienes participamos. Una vez teniendo la construcción de proyecto, vendrá la elección de un candidato, pero de ese tema prefiero hablar más adelante.

 

Comentarios